Dificultades en el control del Asma Infantil

Un alto porcentaje de niños con asma no tiene la enfermedad controlada afectando directamente en la calidad de vida

Decimos que el Asma está bajo control cuando el niño no tiene los síntomas de la enfermedad, presenta una función pulmonar normalizada, puede realizar tareas cotidianas y ejercicio sin ningún problema.

Por el contrario, cuando el asma no está controlada el pequeño presenta crisis con frecuencia, tiene que faltar al colegio, necesita necesita broncodilatadores de acción corta varias veces a la semana y acude a urgencias continuamente,

¿Por qué no todos los niños logran controlar el Asma?

Existen diferentes factores que influyen en que el control de la enfermedad :

  • La existencia de otras patologías añadidas como el reflujo gastroesofágico (RGE) y otras enfermedades pulmonares o sistémicas.
  • Factores ambientales en el entorno: La exposición continúa a agentes alergénicos en individuos sensibles incrementa la reactividad bronquial y desencadena crisis. En este sentido, los niños que viven en zonas con mucha polución tienen ataques de asma más frecuentes así como los niños que conviven con fumadores presentan síntomas más graves.
  • Alergia: Los niños con alergias alimentarias, al polen, ácaros e incluso al pelo de las mascotas, presentan una peor evolución del asma.
  • Baja adherencia al tratamiento: Lamentablemente, gran parte de los padres no reciben indicaciones precisas y adecuadas para administrar correcta y regularmente la medicación de mantenimiento para el asma de sus hijos. En ocasiones por incorrecta interpretación de las indicaciones o porque estas han sido insuficientes. Un claro ejemplo lo encontramos en el uso inadecuado de los dispositivos de inhalación.

Por último,, resaltar que la ausencia de FORMACIÓN EN HABILIDADES DEL MANEJO DEL ASMA, es el principal problema con el que nos encontramos para lograr el control. La prescripción y el seguimiento del médico, son imprescindibles, pero insuficientes ….es necesaria la participación activa del paciente y sus cuidadores.

Hoy en día, la principal dificultad radica en la ausencia de programas formativos que doten a las familias del conocimiento de la enfermedad. No se trata de formación médica experta, sino de aquella información necesaria para comprender cómo cursa, cómo debe actuarse y como se puede realizar un autocuidado seguro en el hogar. Las familias que reciben está información y formación, con pautas sencillas, son capaces de manejar el asma de su pequeño y tenerla bajo control en poco tiempo. Son capaces de prevenir las crisis antes de que se produzcan, aplican la medicación de forma correcta y logran la tranquilidad.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email